Bienestar Laboral

Invertir en Protección de la Salud en el Trabajo es beneficioso tanto para el trabajador, como para el empresario y para toda la sociedad.

Saber más >

Gestión de riesgos

Invertir en Protección de la Salud en el Trabajo es beneficioso tanto para el trabajador, como para el empresario y para toda la sociedad.

Saber más >

Protección de la salud

La Protección de la Salud en el Trabajo consiste en garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores adoptando las medidas que tiendan a eliminar o a reducir al mínimo los posibles riesgos para la integridad física y psíquica de los mismos en el lugar de trabajo. Este derecho está reflejado en el artículo 43 de la Constitución Española de 1978.

Artículo 43 de la Constitución Española de 1978

Además de la atención sanitaria general, todos los trabajadores, y particularmente los de profesiones de alto riesgo, necesitan servicios de salud que evalúen y reduzcan la exposición a riesgos ocupacionales, así como servicios de vigilancia médica para la detección precoz de enfermedades y traumatismos ocupacionales y relacionados con el trabajo*.

Te puede interesar:

Jornada sobre vigilancia de la salud: prevención, detección y actuación del ICTUS

Protección de la salud de los trabajadores – OMS

Salud de los trabajadores – OMS

Promoción de la salud en el trabajo

Las características de una buena gestión de la salud en el trabajo se pueden resumir en:

  1. Un diseño sistemático de programas que mejoren la salud del trabajador y de la organización.
  2. La creación de una cultura de la salud que satisfaga las necesidades tanto de la empresa
    como del trabajador.
  3. Una gestión de la salud integrada en el plan estratégico de la empresa.
  4. Una metodología que ayude a las personas a conseguir una salud óptima (emocional,física, social, espiritual e intelectual).
  5. Una metodología que utilice diversas estrategias para mejorar el conocimiento que sobre la salud de los trabajadores y demás actores relevantes.

“La promoción de la salud en el trabajo es la unión de los esfuerzos de los empresarios, los trabajadores y la sociedad para mejorar la salud y el bienestar de las personas en el lugar de trabajo”.

Carte de Ottawa (OMS, Ginebra, 1986)

El dato

Las personas económicamente activas pasan aproximadamente una tercera parte de su tiempo en el lugar de trabajo.

Las buenas condiciones de trabajo pueden proporcionar protección y posición social, oportunidades de desarrollo personal, y protección contra riesgos físicos y psicosociales.

También pueden mejorar las relaciones sociales y la autoestima de los empleados y producir efectos positivos para la salud.

Por qué es necesaria

Invertir en Protección de la Salud en el Trabajo es beneficioso tanto para el trabajador como para el empresario y para toda la sociedad, ya que:

  1. Mejora la salud de los trabajadores y disminuye la accidentabilidad y las enfermedades.
  2. Aumenta la productividad empresarial y disminuye el absentismo laboral.
  3. Mejora el clima laboral, la motivación y la participación.
  4. Aumenta la retención de talento y disminuye la rotación de personal.
  5. Mejora la imagen corporativa para los trabajadores, para las empresas y para la comunidad donde éstas se ubican.
  6. Mejora la imagen corporativa para los trabajadores, para las empresas y para la comunidad donde éstas se ubican.
  7. Disminuye los costes sociales sanitarios, de seguridad social y de seguros, y contribuye a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.
  8. Mejora el medio ambiente, la contaminación, la accesibilidad a transportes y polígonos, la entrada a trabajos seguros, etc.

“El 59% de los trabajadores españoles sufre estrés laboral, una patología que cuesta en Europa 240.000 millones de euros al año.”

Fundación Mashumano y
Consultoría Stimulus

Modelo de empresa saludable

Según la OMS, un entorno de trabajo saludable es aquél en el que tanto trabajadores como jefes colaboran en el proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores y la sostenibilidad del ambiente de trabajo en base a los siguientes indicadores:

  • La salud y la seguridad concernientes al espacio físico de trabajo.
  • La salud, la seguridad y el bienestar concernientes al medio psicosocial del trabajo incluyendo la organización del mismo y la cultura del ambiente de trabajo.
  • Los recursos de salud personales en el espacio de trabajo.
  • Las formas en que la comunidad busca mejorar la salud de los trabajadores, sus familias y de otros miembros de la comunidad.

Características

Un mejor ambiente y estado de salud reporta:

  • Mayor motivación.
  • Mayor productividad.
  • Mejora de la imagen.
  • Mejora de la calidad de vida.
  • Mejora de la salud.

Y reduce:

  • Accidentes y enfermedades.
  • Absentismo laboral.
  • Costes sanitarios.

Cómo conseguir una empresa saludable

Una empresa saludable está al alcance de cualquier organización. No importa el tamaño, el número de trabajadores, la actividad o el sector al que se dedique o si se es autónomo.

Se puede conseguir incidiendo en cuatro frentes:

  • Campañas de comunicación internas.
  • El fomento y práctica de hábitos saludables entre los empleados.
  • Desarrollo de planes de seguridad vial.
  • Programas de conciliación laboral y familiar, igualitarios entre padres y madres.

“La igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos y políticos”.

Kofi Annan, ex secretario de la ONU

Bienestar y (des)igualdad de género

La Comisión Europea dedica una página a la igualdad de género, donde podemos ver algunos temas interesantes, como el apartado de la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Hasta ahora, se calcula que la diferencia entre ambos puede llegar hasta el 24%, y si nos centramos en la desigualdad de género en España, y miramos las cifras del INE correspondientes al 2016, observamos que los hombres cobran casi 6.000 euros más al año que la mujer.

Esta diferencia es un claro reflejo de la discriminación que sufren muchas mujeres. Sumadas a las responsabilidades familiares y a la menor cotización laboral por cuidado de hijos, entre otros, es más habitual ver más mujeres que hombres en situación de pobreza en la tercera edad.